viernes, 6 de febrero de 2015

Los niños incapaces de reconocer rostros conocidos corren el riesgo de irse con extraños

El premio de la Fundación Wellcome Trust al mejor artículo científico destaca la incapacidad para reconocer caras, un problema común que a menudo se ignora.

Un test de prosopagnosia apto para niños, o por qué en cada guardería y colegio de primaria se debe jugar a juegos de memoria utilizando cartas con retratos de los niños.

El premio al mejor ensayo científico de la Fundación Wellcome Trust ha ayudado recientemente a destacar el problema de la «incapacidad para reconocer los rostros» llamado prosopagnosia. Entre los 640 artículos que aspiraban a este premio para el año 2014, Kate Szell fue elegida ganadora por su artículo: « Prosopagnosia - un problema común, comúnmente pasado por alto .

Szell escribe: «La mayoría de nosotros damos por sentado el hecho de que reconocemos a alguien con una mirada rápida a su rostro. No nos damos cuenta de que fijarnos en una cara y observar otra cosa son algo muy distinto». Algunas personas no logran procesar rostros como hace la mayoría de la gente. Los estudios sugieren que una de cada 50 personas podría padecer alguna forma de prosopagnosia; demasiadas para una incapacidad que no se examina de forma rutinaria y que, por lo tanto, a menudo no es diagnosticada.

Las dificultades a la hora de identificar caras son especialmente pronunciadas durante las clases de educación física, ya que los niños se cambian y algunos se quitan sus gafas, eliminando las pistas de las cuales dependen los niños con prosopagnosia.
 

Los niños con incapacidad para reconocer rostros corren el peligro de irse con extraños

Kirsten Dalrymple, de la Universidad de Minnesota, es una de los pocos científicos que investigan la prosopagnosia congénita. Se interesa especialmente por los niños prosopagnósicos. «Algunos parecen vivir sin muchos problemas, pero para otros es una historia totalmente diferente», dice y advierte: «Pueden llegar a ser socialmente aislados y también pueden correr el riesgo de irse con extraños».

Dalrymple señala que la falta de conocimiento sobre la enfermedad entre los especialistas en el cuidado de niños y el público es un problema grave. Muchos padres de niños con prosopagnosia consultan a una serie de especialistas antes de darse cuenta de lo que está causando el comportamiento peculiar de su hijo. Y, por lo general, es algo que leen acerca del «problema para reconocer rostros» en Internet o en los medios de comunicación, en lugar del diagnóstico de un especialista, lo que hace que por fin lo entiendan.
Pruebas de prosopagnosia para la edad temprana
Juego de memoria de 25 pares de fotos de caras
El problema de no poder reconocer rostros es lo suficientemente importante como para exigir que los niños se examinen rutinariamente, cuanto antes mejor. Un tipo de test de prosopagnosia apto para niños es el que se realiza con un juego de memoria de 25 pares de fotos de caras de personas conocidas, como miembros de la familia, de la escuela o del grupo de la guardería. El cerebro procesa los rostros de una manera diferente a otros objetos, con dificultades especiales para invertir imágenes de las caras. Esto hace que los juegos de memoria con pares de fotos de caras conocidas sean una herramienta de aprendizaje y diagnóstico muy valiosa y única.
La causa de la prosopagnosia congénita sigue siendo un enigma
El término «prosopagnosia», del griego prósopon (cara) y agnosia (desconocimiento), fue acuñado en 1947 por el neurólogo Joachim Bodamer, pero ha recibido amplio reconocimiento fuera del contexto de las lesiones cerebrales solo en la última década. En su forma más pura se limita al reconocimiento facial, pero las personas que padecen prosopagnosia también suelen tener problemas con objetos inanimados y animados y con la interpretación de las expresiones faciales de las emociones.
A pesar de la importancia del desarrollo del cerebro infantil, es posible que haya procesos que se puedan aprovechar para ayudar a un niño que no percibe caras a convertirse en un adulto que sí las reconozca. Para eso el cerebro necesita percibir un rostro y recordarlo; debe identificar un rostro como tal, y luego darse cuenta de que ha visto esa cara en particular con anterioridad. Sabemos que hay adultos - pero no niños - que, a pesar de tener la habilidad de percepción facial intacta, no memorizan las caras, lo que sugiere que se puede mejorar la capacidad de percibir el rostro.
 
Lo peor para los niños que padecen este trastorno son las clases de natación, donde se eliminan la mayoría de las características distintivas de las caras. Los niños de repente se sienten rodeados de extraños.

Los niños con prosopagnosia no necesitan ver las caras o los ojos y tardan mucho más tiempo en integrarse en grupos escolares o guarderías, por su dificultad para identificar y diferenciar a sus compañeros de clase. Son, por lo tanto, a menudo mal diagnosticados con autismo. Pero, a diferencia del autismo, la prosopagnosia no disminuye la competencia social de quien la padece.
La especialista Dra. Martina Grüter sugiere trabajar con retratos
●     Para ayudar a los alumnos a conocer a sus nuevos compañeros, muchas escuelas decoran las paredes de las aulas con retratos de los alumnos de un grupo o clase. Debajo de cada imagen llevan los nombres de los niños. Esto ayuda a los niños con prosopagnosia a aprender a identificar a los otros niños de forma más rápida.
●     Para los niños con prosopagnosia hay que hacer fotos de los compañeros, educadores y maestros, y, posiblemente también de otros adultos de la escuela (como los bedeles, la secretaria y el director). Es mejor no solo tomar fotos de frente, sino desde diferentes ángulos. Las copias de estas fotografías se podrían dar a los alumnos con problemas para reconocer rostros para llevar a casa, sugiere la doctora Grüter.
●     Especialmente interesantes son las fotografías de grupos de niños con aspecto similar. Estas ayudan a los niños con prosopagnosia a entender que algunos niños de su clase se parecen. En consecuencia, pueden trabajar en identificar los rasgos distintivos.
●     Muchas maestras de jardines de infancia y de primaria decoran su aula con un calendario de cumpleaños con fotos de los alumnos y sus nombres. Esto podría brindar a los niños con prosopagnosia la oportunidad de estudiar los retratos de los otros niños y analizar los rasgos distintivos.
●     Mejor que prestar el calendario de cumpleaños sería utilizar un álbum de fotos con retratos de los compañeros. La marca «libros de fotos CEWE» ofrece un álbum de fotos en papel fotográfico que es especialmente apto, ya que este libro de fotos de alta calidad cuenta con un encuadernado más fuerte que la mayoría de los otros tipos de fotolibro.
●     
Niños jugando memoria con retratos.
Es posible personalizar un juego de cartas de memoria con pares de fotos de las caras de los alumnos (o animar a los padres a hacer uno). Algunos servicios de impresión de fotos en línea, como por ejemplo FotoInsight, imprimen fotos en pares de cartas de memoria duraderas de forma profesional. La doctora Grüter añade:
«Para las fotos se puede pedir a los niños que pongan caras con expresión neutral, alegre, triste y de enfado. Esto hace que el juego de memoria de fotos sea más exigente, manteniendo el interés de los niños durante más tiempo. Al principio se puede jugar únicamente con los rostros emocionalmente neutrales. Una vez que los prosopagnósicos se sientan más cómodos con las caras, se puede incrementar el nivel de dificultad».
Cuando un niño vuelve a equivocarse a la hora de reconocer a un compañero, podría haber llegado el momento de reconocer la cara de la prosopagnosia. Para detectar los problemas de reconocimiento de rostros, en cada aula de guardería y escuela primaria se debe jugar al juego de memoria con fotos de las caras de los niños de la clase.

Juego de memoria personalizado confotos propias



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada